miércoles, 26 de julio de 2017

Flores para Camden Square



Siempre tomo el metro en la estación de Bayswater para ir a Camden. Tengo formas más directas de llegar allí desde mi pequeño apartamento de alquiler en Queensway, lo sé, pero en King´s Cross hago transbordo en la línea de autobús 390, y el hormigueo incesante y cosmopolita de la estación es un espectáculo que siempre me gusta disfrutar. 
Adormecido por el vaivén del vagón, rememoro el trayecto que hice junto a Ana hace apenas seis años, cuando la noticia del fallecimiento de su ídolo Amy Winehouse hizo que saliera de estampida con su oso de peluche preferido en una mano y un poema escrito a toda prisa en la otra, rumbo al número 30 de Camden Square donde se agrupaban los seguidores de la cantante para un último adiós. Durante el camino no dejó de corregir las palabras escritas en un papel cada vez más arrugado y húmedo de lágrimas, ya fuera apoyada en mi espalda o sobre sus piernas cruzadas cuando al fin conseguimos un sitio donde sentarnos en plena hora punta y yo sólo podía pensar, malhumorado y culpable a partes iguales, si recibiría el mismo tratamiento en caso de ser mi cuerpo el que hubiera aparecido muerto aquel 23 de julio. ¿Quién me iba a decir que Ana seguiría los pasos de la diva caída pocos meses después? Con el cuerpo de mi amada descansando en el cementerio de San Fernando, a tantos kilómetros del futuro que conseguimos labrarnos tan lejos de una Sevilla sin oportunidades, el epicentro del peregrinaje de los seguidores de Amy siempre me ha servido de lápida en la que llorar su pérdida, acunado por las canciones que grupos de fieles entonan ante el muro de flores, cartas y peluches que cubre las verjas del parque en honor a la diosa del soul.
En King's Cross dejo la línea amarilla de metro y me dirijo a la parada de autobús. La espectacular fachada de St. Pancras me lleva de nuevo a Ana, a la fotografía que le hice ante el andén 9 3/4 la primera Navidad que pasamos en Londres, guapísima con la bufanda que se tejió a franjas rojas y doradas, los colores de la casa de Gryffindor, toda llena de hilos sueltos y nudos. Y es que Londres entero está impregnado de su aliento y de los recuerdos de mi vida junto a ella, y por eso es tan difícil el paso que estoy a punto de dar; esa es la razón de haber pospuesto durante tanto tiempo una última visita a Camden y por la que me he dejado medio sueldo del mes en un ramo de rosas que tantas sonrisas y codazos cómplices provoca entre mis compañeros de viaje.
Ya en el parque, un grupo de seguidoras de la cantante, todas con inmensos rabillos enmarcando sus ojos adolescentes e imposibles peinados retando al cielo de Londres, entonan estrofas de Back to black a voz en grito. «We only said googbye with words, i died a hundred times...», cantan con sorprendente buena voz, parando el concierto improvisado para dedicarme un caluroso recibimiento cargado de aplausos y silbidos cuando me ven aparecer con el espectacular ramo de rosas. Pero las flores no son para Amy, sino para Ana, olorosa ofrenda con la que rogar el perdón por la traición cometida, aunque en el último segundo extraigo la rosa más bonita de todo el ramo y dejo el resto ante una de las fotografías de la diva. Ana así lo hubiera querido.
Cariño. He conocido a alguien… Creo que la quiero.
»Me gustaría intentarlo.

B.A.: 2.017


Safe Creative #1707263143824

sábado, 15 de julio de 2017

Érase una vez en Rebis - Capítulo 15. Los nanobots



Resumen: Rebis se despide... hasta septiembre. Y para celebrar la llegada de las vacaciones, nada mejor que un nuevo capítulo y una promesa cumplida: os dejo el enlace para que podáis descargaros los 15 primeros capítulos de esta space opera en formato epub. Ni que decir tiene que si encontráis algo problema con el archivo o la descarga me lo indiquéis para que lo pueda resolver lo antes posible.



Y ahora el nuevo capítulo. Buen verano.

Resumen de los capítulos anteriores: La orden para el uso de los nanobots ya ha sido firmada, pero antes de poner en ejecución el operativo, Samuel debe dejar constancia en un informe las razones de tan drástica decisión.
Puedes acceder al capítulo anterior pulsando el siguiente enlace:

_________________________

La estación tenía problemas de plagas. Como ya ocurriera en la Santa María o en el Mayflower, toda suerte de fauna emigrante había viajado escondida en los vehículos de enlace con la Tierra para hacer de Rebis su hogar de acogida.
De entre todas ellas destacaban los «bicheros», la especie autóctona de la era espacial, insectos así llamados por sus largas patas delanteras, acabadas en una garra ganchuda, que mantenían recogidas ante la cabeza. Estos pequeños seres habían evolucionado durante generaciones para hacer de las condiciones extremas del espacio su habitad natural, los primeros en escapar cuando la astronave en la que viajaban estaba destinada a la catástrofe, y era todo un espectáculo ver cómo tejían a su alrededor una burbuja de oxígeno para alejarse flotando del vehículo sentenciado como pompas de jabón. Entonces les llegaba el turno de esperar, y esperaban, esperaban, esperaban,… racionando el oxígeno hasta que recalaban en un nuevo huésped, al que se agarraban con la ayuda de los ganchos de sus patas delanteras, o morían de alguna de las muchas formas de las que se puede morir en el espacio.
Eran las infestaciones una incómoda verdad que las autoridades rebisianas intentaban ocultar a toda costa, adolescentes desesperados por disimular el acné que le empiedra la frente. Así las cosas, no podía haber mejor camuflaje para los nanobots que la de semejar un reguero de hormigas.
Observados más de cerca, los cuatro miembros de la expedición tenían la forma de un pequeño microchip al que le hubiera brotado seis patas, coronados todos ellos con una microcámara a modo de cabeza con la que daban información visual a Adrián Ramos, el controlador de la misión. Tras asaltar la habitación de César a través de uno de los conductos de ventilación, los nanobots aprovecharon la manta que se desparramaba hasta el suelo como una cascada sólida para subir a la cama donde descansaba el chico, al que obligaron a abandonar la posición fetal a base de leves pinchazos bien localizados. De esa forma, girado hasta quedar tumbado boca arriba, se facilitaba el trabajo del nanobot que, ya anclado impunemente sobre uno de los ojos del muchacho, manteniendo los párpados abiertos con sus poderosas patas, debía lanzar sobre la pupila expuesta un fino haz de luz con el que registrar la veracidad de sus respuestas.
Con otro de los expedicionarios junto al oído no tratado quirúrgicamente, abriendo un canal de comunicaciones por el que Adrián haría llegar sus preguntas, y un tercero preparado para captar las vibraciones de las cuerdas vocales que el ordenador transformaría instantáneamente en palabras comprensibles, el cuarto en discordia, aguja hipodérmica en ristre, le inyectó a César el suero de la verdad que llevaba almacenado en su cuerpo plano, que se extendió por el durmiente gracias a la tupida red del sistema sanguíneo.
El sujeto estaba preparado. César contestaría a las preguntas de Adrián y al día siguiente nada recordaría del interrogatorio, siendo incapaz de encontrarle sentido al olor tan peculiar que emanaba de su orina. Ese olor sería la única secuela del interrogatorio... si el chico contestaba con la celeridad esperada. En caso contrario, el nanobot de la aguja hipodérmica sabría qué hacer.

*        *        *

El operativo estaba resultando un completo desastre.
Al principio, César había respondido con excelente rapidez y claridad a las preguntas básicas de nombre, apellidos y demás, pero la cosa se truncó cuando llegó el verdadero interrogatorio. Y aunque el aguijón del nanobot aplicaba dolor con mayor asiduidad, el muchacho se callaba las respuestas que la organización tanto ansiaba conocer. «¿Qué sabes del ataque al hangar 335?». Silencio. «¿Cómo supo Nelson dónde iban a atrancar los contenedores?». Silencio. «¿Cuál es tu papel en esta historia?» Silencio. Silencio. Silencio.
¿Qué estaba haciendo mal? El chico debía saber algo, pero si así fuera ya habría soltado la lengua; aquel suero era infalible. Leyó por enésima vez el informe que le hiciera llegar Samuel Faro con la orden de ejecución del interrogatorio –«Tras el ataque al hangar 335, por razones que no vienen al caso, el superior Canela me sugirió que visitará uno de los miradores de la estación...»–, a la búsqueda de una luz que guiara sus pasos, pero nada de nada.
Desesperado, Adrián dejó caer las manos sobre el teclado que tenía frente a él, pulsando simultáneamente varias teclas que protestaron con un pitido prolongado, y entonces recordó un pequeño detalle al que no había prestado la atención debida: en el informe se indicaba que el suceso ocurrió a raíz de un acoplamiento en el sistema de sonido del mirador. ¿Podría ser ese pitido la clave? Adrián dio una orden al nanobot apostado en el oído del muchacho que al instante se dirigió al tratado quirúrgicamente, provocando un desagradable chirrido que a punto estuvo de despertarlo; la reacción fue instantánea.
–335. Ataque en diez minutos. 335. Ataque en...
Repasando los informes del día, Adrián encontró una pequeña nota de la profesora de vuelo Lucía Valor en la que informaba de un incidente con su alumno César Tirana, del pentágono Sirio, y la hora indicaba que había ocurrido exactamente diez minutos antes del ataque al hangar. El chico debía haber captado accidentalmente aquel mensaje de Nelson, martirizándole el oído operado hasta hacerle fallar el ejercicio, y desde entonces, cada vez que se producía un pitido semejante, su mente volvía a aquel instante en el tiempo.
César no tenía nada que ver con el ataque, eso era incuestionable, pero entonces... ¿Cómo explicar que el chico hubiera entendido el mensaje cuando Nelson siempre realizaba sus comunicaciones en código cifrado, un código que ni el señor Manzana, el mejor informático de la organización, había conseguido descifrar? Era imprescindible saber si todo había sido fruto de la casualidad o si el chaval estaba especialmente dotado para el criptoanálisis, siendo capaz de romper el código enemigo. Y con esa sugerente idea en la cabeza, Adrián le hizo llegar al chico, uno tras otro, todos los mensajes capturados que tenían en la base de datos, empezando por los más simples.

*        *        *

–¿Y bien...? –preguntó Sebastián tamborileando impaciente con los dedos sobre la mesa. Samuel se había presentado de improviso en su despacho, llevando consigo el documento que un soñoliento Adrián había encuadernado con gusanillo a primera hora de la mañana.
–El chico nada sabe del ataque; los datos así lo indican.
–Entonces estamos como al principio, pero ahora no tenemos ningún clavo ardiendo al que agarrarnos... ¡DEMONIOS!
–Estábamos, jefe. Aunque los resultados hayan sido negativos, la balanza se ha inclinado decisivamente a nuestro favor.
–Samuel... No tengo la paciencia de Constanza.
»Ni mucho menos su caridad cristiana.
Con una sonrisa traviesa, Samuel entregó a su superior el documento abierto por una página marcada con pósit, y lo que allí leyó el viejo empresario lo hizo palidecer hasta la raíz del pelo.
–¿Todos los mensajes descifrados? –consiguió preguntar Sebastián con la mente perdida en un mundo de infinitas y satisfactorias posibilidades.
–Todos y cada uno de ellos, jefe.
»Sin una vacilación.
–Samuel. Ese chico es nuestra piedra de Rosetta. Con él iríamos siempre un paso por delante.
»Tenemos que contactar con él antes de que Nelson conozca su existencia... y ordene su eliminación.


B.A.: 2.017

Safe Creative #1707152954890

domingo, 9 de julio de 2017

Érase una vez en Rebis - Capítulo 14. El informe Tirana



Resumen de los capítulos anteriores: Sebastián Canela, como empresario y amante de Arte, sabe mejor que nadie cuál es el sabor de la codicia, y se sorprende descubriéndola en el fondo de los ojos de Samuel Faro.
Puedes acceder al capítulo anterior pulsando el siguiente enlace:

_________________________

Samuel se encontraba cómodo trabajando allí abajo, junto a Mio. Había instalado su equipo en la pequeña sala circular ya libre de gases, y en ella se encerraba cuando tenía que pensar, como ocurría en aquella ocasión.
La autorización para el uso de los nanobots ya estaba firmada, pero antes de darle curso debía acompañarla de un informe para el controlador. Y en eso estaba, recordando el orden correcto de los acontecimientos que habían llevado a tan drástica decisión, ocurridos tras una conversación en la que Sebastián lo acusó de no ser humano...